¿Esperas que lo importante se convierta en urgente?

¿Esperas que lo importante se convierta en urgente?

¿Cuántas veces dudamos de si lo que hemos hecho hoy, nos llevará a nuestro objetivo?

 

¿Lo sabes? ¿Sabes si el trabajo de ayer, de hoy y el que tienes programado para mañana, es el correcto para conseguir lo que quieres?

 

¿Tienes claro si vas por el camino adecuado? ¿Lo has comprobado?

 

Nuestra profesión tiene muchas acciones diarias diferentes, prospección, captación, meter oferta, hacer cita de venta, llamadas de seguimientos….

A veces, es tan obvio que tenemos que conseguir una captación diaria, que así lo tenemos grabado. Objetivo claro. Sin embargo… Te paras a pensar si haces lo correcto para conseguirla? ¿Si la captación diaria que has hecho de esa vivienda es realmente vendible?

 

¿Tienes igual de claras tus acciones diarias?

 Es imprescindible tener un objetivo definido, saber hacia donde nos dirigimos.

SÍ, tanto cómo saber si estamos haciendo las acciones correctamente.

Y ocurre, que a veces, quitamos importancia a detalles que parecen insignificantes

 

Ocurre, que a veces, hacemos captaciones, sin haber hecho un estudio en la vivienda para saber si lo que el propietario quiere vender y comprar, es posible.

Captaciones que el propietario depende de una compra para hacer posible la venta y que no “caemos” en crear una demanda. Que luego pasamos a la coordinadora para que hagan un trabajo y la introduzcan en el software y que con las prisas y las urgencias diarias, no revisamos para comprobar si están correctos los datos, fotos… O si se nos ha olvidado aclararle algo importante.

Detalles que pasamos por alto, dándolas por válidas, viéndolas miles de personas, entre ellas, los propietarios, con las consecuencias que conlleva.

 

¿Tienes viviendas en tu base de datos, que no tengan definida la motivación de venta?, ¿que no tenga claro si realmente es un propietario con necesidad de venta?

¿Que no sepas la urgencia por vender, y por lo tanto, no puedas diferenciar si es vendible ahora o dentro de 6 meses? ¿Las tienes todas diferenciadas por potencial? ¿Crees que es necesario?

 

¿Las estas trabajando por igual?, ¿Haces una gestión diferente para unas que para otras o por el contrario, utilizas las mismas acciones?

 

¿Dedicarías el mismo tiempo a trabajar una vivienda que necesita vender antes de 3 meses, que a otra que actualmente quiere vender a un 30% más del precio de mercado porque realmente no le urge vender ahora y quiere esperar más tiempo a ver qué pasa?

 

¿La respuesta es obvia, verdad?

 

LOS PEQUEÑOS DETALLES, MARCAN LA DIFERENCIA

Y qué ocurre cuando esto no es una excepción. ¿Cuando contamos con bases de datos con un potencial tremendo y con cientos de ofertas que no tenemos diferenciadas? ¿Cuando aunque estemos vendiendo viviendas, estamos cerrando la puerta a una base de datos de ofertas vendibles y que con una correcta gestión, multiplicaría las ventas? Cuando estamos tan centrados en las que vendemos, que nos olvidamos las que estamos desaprovechando.

 

¿Prefieres vender por suerte o por procesos productivos? ¿Cuánto durará tu suerte?

Como agente inmobiliario, ¿tienes en cuenta estos detalles? Estos detalles, influyen a tu equipo, condicionando el trabajo del mismo..

¿Tiene en cuenta tu equipo esos DETALLES?

 

La diferencia de no gestionar esos pequeños detalles es lo que hará que lo IMPORTANTE, se convierta en URGENTE.

 

¿Qué ocurre cuando quitamos importancia a lo que nos llevará al ÉXITO? ¿Cuando consideramos “normal” lo que hacemos?

 

¿Eres consciente de lo que estás perdiendo?

 

 

WhatsApp Image 2017-09-28 at 20.35.09

Escrito por  :

Sonia Romero

Mentora/Formadora Inmobiliaria