fbpx

No me gusta la rutina… O si… Depende


 
Buenos días amigo y amiga hoy os quiero compartir una reflexión y un ejercicio que me ayuda a hacer grandes cosas en mi vida . Mira No me gusta la rutina y si me gusta depende de para que.Presta atención a tus preferencias ¿Te has dado cuenta de lo fácil que es caer en una cómoda rutina cotidiana? Por ejemplo, te sientas siempre en el mismo lugar en las reuniones de equipo. Posiblemente antes de salir de casa por las mañanas haces siempre lo mismo y sientes cierto temor cuando se altera ese orden.
La vida puede ser tan caótica que, consciente o inconscientemente, las personas prefieren seguir el mismo proceso en algunas actividades. Seguir patrones de conducta es una estrategia efectiva para enfrentarse a situaciones en las que uno está bajo presión o ha de tomar decisiones que conducen a territorios desconocidos. Estas “preferencias” se parecen a esa cómoda prenda de vestir que usas cuando te quedas en casa y no quieres ocuparte de coordinar la ropa que vas a ponerte. Así como esa prenda de vestir está bien para la casa y en determinada situación, las preferencias no siempre son apropiadas en otras circunstancias. ¿Observas tu interior o miras a tu alrededor? Los dos patrones de conducta básicos son la introspección y la extraversión. La gente extrovertida prefiere vivir hacia el exterior, piensa en voz alta y se relaciona con los demás, mientras que la gente introvertida prefiere darle sentido a su mundo mediante la reflexión interior, independientemente de los demás. De la misma forma que todo el mundo posee algunos elementos de diferentes competencias, ciertas personas los expresan de manera extrovertida y otras de manera introspectiva.
Tal vez tú seas más extrovertido que introspectivo. Disfrutas en las reuniones acaloradas en las que la gente expresa sus ideas, pero no te gusta escribir. Sin embargo, parte de tu trabajo implica preparar un detallado informe financiero que te obliga a recluirte en la oficina durante un mes. Seguramente esta parte de tu trabajo te desagrada, pues no es tu fuerte. Para mejorar los resultados en tu trabajo puedes intentar aumentar las destrezas de introversión, aunque no sean tan sólidas como las de extraversión. De vez en cuando conviene dejar la comodidad y ser más flexible para obtener buenos resultados en varias áreas. Un buen ejemplo de cómo salir de esa posición de comodidad para hacer algo que no te resulta sencillo es escribir con la mano izquierda, si eres diestro, o con la derecha, si eres zurdo.
Prueba la siguiente actividad:
1. Toma un lápiz y firma. ¿Cómo te sientes? ¿Cómodo? ¿Tranquilo?
2. Firma ahora con la otra mano. ¿Qué diferencias ves? Seguramente te sientes menos cómodo y eres más consciente de lo que estás haciendo. ¿Cómo quedó la firma? Es posible que parezca falsificada.
3. Repite el ejercicio seis veces más, cambiando de mano cada vez. Observa la diferencia. Probablemente cada vez que repites el ejercicio te sientes un poco más cómodo y los resultados parecen mejores. Si continúas realizando esta práctica, los resultados llegarán a ser bastante buenos y podrás escribir con ambas manos. Cuantas más veces realices un trabajo o emplees una habilidad o rasgo de tu personalidad, más cómodo te sentirás; habrás adquirido cierta destreza en esa área. Sigues disfrutando al ponerte tu vieja prenda de vestir, pero la sensación de comodidad que te produce empieza a parecerse a la del traje elegante. ¡Y sin lugar a dudas al cliente nuevo le causará una mejor impresión tu traje elegante!
 
¿quieres comenzar tu proceso de Coaching?
solicita hoy una sesión estratégica GRATIS
http://conexioncoaching.com/sesion/
 
 

(pulsa sobre la foto para más información)

flecha-hacia-abajo-sobre-fo

pantallaonline



Deja un comentario

×
Tienes alguna duda? Necesitas que te ayudemos? ¿Wasapea con nuestro Asesor.